lunes, 30 de agosto de 2010

SI DOS SON COMPAÑÍA, TRES... ¿ES INMORAL?

Y es que el hombre (y la mujer, no nos engañemos), no está hecho para la monogamia, sino más bien todo lo contrario.
Aparte de que las etapas de la existencia humana están muy mal distribuidas.
Pues sí, porque hacemos las cosas al revés del mundo. La búsqueda de una pareja para toda la vida debería empezar a los 40 años, y es entonces precisamente cuando termina.
O cuando se da por imposible
Somos tan gilipollas que nos ponemos a buscar pareja a los 18, cuando las hormonas están en incontrolable efervescencia, y lo que es peor, la ley de la oferta y la demanda funciona a pleno rendimiento, con lo cual, por muchos pantalones que te hayas probado, siempre queda en la tienda alguno que te sienta mejor.
Y eso me pasaba a mí.
Una vez superada la etapa de la atracción fatal decidí empezar a comportarme como una buena chica y buscar un chico que me tratase un poco mejor que los macarras con que me había relacionado en mis años mozos.
Y para la tranquilidad de mi madre (y sobre todo de mi hermano, que de este modo podía dejar de vigilarme y dedicarse a perseguir mujeres) me eché un novio modosito, encantador y con trabajo fijo.
Una perla, vamos.
Pero como parece ser que la normalidad estaba absolutamente reñida con el devenir de mi existencia, la descerebrada que llevo dentro asomó de nuevo la nariz cuando en el gimnasio me empezó a tirar los tejos un compañero de turno que era casi tan guapo como mi chico e igual de simpático, pero que además tenía unos abdominales sobre los que se podía jugar al dominó.
Y empecé a sonreírle cuando me sonreía, y a mirarle cuando me miraba, y a saludarle cuando me saludaba, y a contestarle cuando me hablaba, y a aceptar un refresco cuando me lo ofrecía, y a dejar que me llevase a casa en la moto cuando estaba cansada, y a decirle a mi novio que me había venido la regla y no iba a salir porque me encontraba fatal cuando me invitó a cenar una noche….
Pero nada fue deliberado; es más, si me acabé enrollando con él no fue por mi culpa; fueron las malditas hormonas; bueno, las hormonas y ese pedazo de abdominales, que le metías la mano por debajo de la camiseta y parecía que estabas tocando un colchón de playa relleno de cemento.
¿Y por eso dejé de querer a mi novio?
¡Pues claro que no!
Pero no le dije nada para no hacerle daño. Y porque al fin y al cabo, había sido una sola noche y él no tenía por qué enterarse. Bueno, por eso y porque cuando volvió a pasar me convencí a mi misma de que era mejor seguir ocultándolo porque mi chico podría perdonarme una infidelidad, pero no la segunda. Y es que además, después de la cuarta cita con el del gimnasio, ya estaba totalmente convencida de no poder prescindir de ninguno de los dos.
Porque si bien el de los turgentes abdominales era marchoso, viril, divertido, y muy, muy vago, mi amorcito era culto, sensible, detallista, guapísimo y, además, muy responsable.
¡Eso sí, aburrido como un erizo!
Vamos, que si hubiera tenido la posibilidad de meterlos a los dos en una túrmix, sacar un molde y rellenarlo, me hubiese fabricado al hombre ideal en un suspiro. Pero claro, seguro que el código penal, tan poooooco comprometido con la ciencia, hubiera considerado mi experimento como un homicidio con premeditación y yo, mayor de edad como era entonces, hubiese dado con mis huesos en la cárcel y sin siquiera salir en el “España directo”, que entonces no existía.
De modo que me vi obligada a simultanear ambas relaciones sin decirle nada a nadie. Y sólo yo sé lo que sufrí: estaba de los nervios; todo el día a la carrera, con la agenda colgando de los dientes, procurando no comentarle al marchoso lo interesante que me había parecido el libro de Borges que me había prestado el sensible ni soltándole al intelectual el último chiste guarro que había leído en la puerta del váter de una discoteca…
Y eso teniendo en cuenta (y me remito de nuevo al capítulo 15- las nuevas tecnologías) que aún no se había inventado el teléfono móvil, con lo cual no corría ni el riesgo de que uno me llamase cuando estaba con el otro ni de que cualquiera de los dos me cogiera el aparato y leyera los mensajes del clandestino… que a veces es peor lo que se piensa o se escribe que lo que se hace.
¿O no?
¿Pero quién necesita un móvil teniendo amigas envidiosas?
Y es que en cuanto la arpía de turno, que le había echado el ojo al del gimnasio desde la primera vez que lo vio, se enteró del doble juego, le faltó el tiempo para acercarse a mi novio y comentarle al oído: “Vigila a tu chica que pasa mucho tiempo en el gimnasio”
Y mi niño, que era un pedazo de pan pero estaba ya un poco mosca con aquello de que me quedase en casa porque me había venido la regla al menos un par de veces al mes, empezó a atar cabos y una noche se presentó a buscarme en el gimnasio justo en el momento en que yo salía por la puerta con el culturista tomándome medidas para hacerme un maillot.
Y se lió.
Y llegó el momento que siempre había temido: el de explicarles que estaba enamorada de los dos, que no quería renunciar a ninguno, que se complementaban el uno al otro y que, si a ellos no les importaba, y ahora que ya se había descubierto el pastel, lo que podíamos hacer era organizar un calendario de citas; que estaba atacada de los nervios, que llevaba seis meses en un sinvivir, corriendo de un lado a otro, durmiendo lo justo y comiendo lo imprescindible, llevando dos agendas en cada una de las cuales apuntaba las cosas que había hecho e iba a hacer con cada cual, las conversaciones que había tenido, lo que les gustaba y lo que no, los nombres de sus mascotas, de sus compañeros de trabajo, sus discos favoritos, los medicamentos a los que tenían alergia, todo…
Y ese esfuerzo lo había hecho por ellos, para que no se enterasen de nada, para que no sufriesen, para que no tuvieran que pasar por el doloroso trance de renunciar a mí.
Pero no me dejaron terminar. Más bien al contrario, apenas empecé a hablar ambos me miraron con cara de asombro y exclamaron al unísono:
¿¿¿¿Seis meses……???
Y me dejaron allí, sola, en la puerta del gimnasio.
Los muy ingratos….

19 comentarios:

Erick M dijo...

quiero una chica como tu, lastima para mi que vivas en españa. Ahora entiendo el comentario de mi entrada Rudo vs Cursi.

Papix dijo...

Aunque no puedo votar, te leo y cada vez me doy mas cuenta que tienes madera.

Lo que no entiendo como pueden gustar otros blog que aparte de que no dicen nada, están huecos, no tienen chicha, ¿sera que lo de la Belen Esteban es contagioso?

Ya sabes que todo lo que huela a culto en este país, estado, antes llamado España, lo desprecian.

Somos el país del oso y la pandereta, por lo menos la mayoría de sus habitantes.

Suerte maja en esto del concurso

Anónimo dijo...

Escribes muy bien. Muy divertida.

mina dijo...

Mi querido Erik, no solamente nos separa un océano, sino que sospecho que yo podría ser tu madre. Y bien que no soy una mujer de prejuicios, considreo que los hombres son ya de por sí lo bastante inmaduros como para, aun encima, escogerlos jóvenes.
Pero te agradezco tu admiración

jairo F.Quindós dijo...

sinceramente te acabo de descubrir, tienes mucho arte y me ha encantado este post muy real por cierto pues conozco a alguna en esa situación. bueno ya tienes un nuevo seguidor Mina un abrazo desde mis mundos

jairo F.Quindós dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Nieves dijo...

Muy divertido tu relato Mina, me ha gustado mucho y tu sentido del humor me encanta. Un abrazo,

GLOw dijo...

Jajjajaja!
Buenísimo el post!
Me siento muy identificada con lo que cuentas...

¡Va mi voto!

Erick M dijo...

Mina, querida, ser inmnaduro, no significa ser peor persona, soy peter pan, pero quizá y lamentablemente más maduro que muchos (creo).
En cuanto a lo de la edad, me parece más jodido lo de la distancia, por la edad, no hay problema, al menos para mi.

mina dijo...

Me lo tomaré como un halago porque si no me denuncian por abuso de menores....

El murmullo de las cucarachas dijo...

mola todo el diseño de tu bloagggggggggggg!!


Tres es..lo necesario..

Dos... lo caduco..

Uno... lo infinito...

en las cosas del follar,,claro!!!

Común dijo...

Hola!!!!!!
Que bueno que el concurso te levantara la autoestima, y de triste cajera de supermercado NADA, si amas lo que haces, es lo más digno que le puede pasar a un ser humano, y recorda que todos vamos al mismo lugar, asi que siempre te tienes que sentir orgullosa de lo que haces…..

.Que tengas una buena semana.
Un abrazo de oso.

mina dijo...

Yo puedo ser cualquier cosa, incluso cajera de super, pero triste....
¡¡¡¡Noooooo!!!!!

Chary Serrano dijo...

Pues escribes muy bien, amena e interesante.

Aunque no me identifico para nada con el tema, tiene su miga.

Ya tienes a otra seguidora.

¡suerte en los premios!

AKSARAY dijo...

Y después tenemos a los novios modositos y bueno,a los que pillas en un megaengaño! Así que ahora a ver de quien me fío!

Donativos dijo...

Al menos lo pasaste bien mientras duró. Un saludo.

Una Marginal dijo...

¡Qué bueno, en plan Cuéntame! Esa plantilla retro te pega para la temática de tu blog.

estonoesunblogdehistoria dijo...

Hay que ver como son los hombres de egoístas y egocéntricos!!!!

mina dijo...

... y de ególatras