jueves, 12 de agosto de 2010

DIME CON QUIÉN ANDAS... Y TE DIRÉ QUE NO ME GUSTA


Y es que las madres son muuuy exigentes a la hora de evaluar a los amigos de sus hijas.
Sobre todo a ciertos amigos.
Casualmente a aquéllos que a nosotras nos interesan más.
Me explico, ¿no?

Así que yo acabé haciendo con mis novios como hacía con las escapadas. Mantenerlos en secreto. Esto tenía bastante encanto, porque para una adolescente un tanto descerebrada pero al tiempo romántica hasta la médula, disfrutar de una relación clandestina era lo más excitante que te podía suceder.
Y si aun encima era una relación que te hacía sufrir, ya se podía considerar como el romance perfecto.


Porque si bien es cierto que la mayoría de las chicas de mi edad sentían cierta debilidad hacia los chicos malos, he de reconocer que lo mío no era debilidad precisamente: era más bien una inclinación, yo diría que incluso antinatural, que en estos días hubiera mantenido ocupados a un equipo completo de psicólogos escolares durante una buena temporada.
Y es que a mi me gustaban los macarras… pero los reversibles, que dice Miguelito el de Mafalda.

Porque hay macarras que lo son sólo exteriormente; esto es, su ropita negra, sus collarcitos, sus melenitas lavadas…. Pero, en el fondo tienen un corazón de osito de peluche.
Otros, sin embargo, llevan ropa de marca, huelen a Ck, usan chaquetitas de piel clara... Y luego, cuando los conoces un poco, te das cuenta de que tienen el alma más encallecida que la de Dorian Grey.
Y luego están los macarras de toda la vida, los que no engañan a nadie, los que se les ve venir desde lejos: los de la chupa con 14 kilos de roña, la cadena del váter colgada del cuello, las gafas negras hasta en la ducha, las botas de cremalleras…. Los macarras que se tatúan letras góticas, que beben cerveza a morro, que llevan agujeros en el brazo, que se afeitan una vez a la semana y que piensan que las mujeres sólo sirven para una cosa…
¡Pues ésos me gustaban a mí!


Y claro... ¡Cualquiera se dejaba ver con un fulano de esa calaña!
Dí que yo tenía la suerte de que mis viejos salieran poco, y coincidir con ellos por la calle, y más a las horas en que se mueven la clase de chicos con los que a mi me gustaba ir, era bastante complicado.

¡Ah! Pero... ¿Para qué están los hermanos mayores?
¡Efectivamente!
Para sustituir a los padres cuando éstos están viendo la tele.

Y tengo que reconocer que en ese aspecto, mi hermano ha sido siempre un gran profesional. Como frecuentábamos los mismos ambientes, al final siempre me acababa descubriendo.
Y la verdad es que no se portaba mal.
Simplemente, se acercaba con una sonrisa en los labios, estrechaba la mano del chico (los macarras de pata negra no suelen tener media hostia, en lo que a complexión física se refiere, y mi hermano hacía pesas, jugaba a pala y trabajaba instalando panteones de mármol), lo miraba de abajo a arriba, le ofrecía un pitillo y fuego y, una vez él había encendido el suyo y expelido la primera bocanada de humo en la cara de mi amado, le colobaba sus enormes manazas sobre los hombros y le musitaba, en un amistoso susurro:

“Si le haces daño a mi hermana te mato”

9 comentarios:

Erick M dijo...

Mina, querida, tengo una letra gíca tatuada en el hombreo derecho, pero el corazón hecho de algodón de caramelo, me gustaría ser un macarra,como dicen tu y Miguelito (lo intenté con la ropa), pero el remedo de príncipe azul que llevo por dentro, me lo impide, ya me dijiste que no hay cursillos para ser un chico malo,pero te juro que me encantaría, muy buena entrada, me hiciste reir sobre todo al imaginar la escena entre tu hermano y el macarra de turno.

mina dijo...

Tú no conoces a mi hermano....

eclipse de luna dijo...

Yo solía llamarles rebeldes..así eran los chicos que a mi me gustaban...

Pero por suerte no tenía un hermano mayor cachas yo tenía una hermana que fulminaba con la mirada y media 1.80....

Besos.
Mar

SE dijo...

Jajajaja Sí, he visto a algún hermano de ese estilo (yo diría que más de una vez). La verdad es que son de lo más entrañables (y la cara del macarra no tendría precio xDDD)

Puchereta dijo...

Hola me presento a los premios 20Blogs de 20 minutos, despues de ver los blogs de tu sección he decidido votar el tuyo porque me ha gustado mucho y me parece muy interesante. Yo participio en la sección Gastronomia, mi blog es EL PUCHERETE DE MARI, me gustaria que me votaras.
Un saludo

Jake dijo...

Hola:
Acabo de comprobar consternado que un comentario tuyo, dejado en mi última entrada de mi blog, no ha aparecido después de haber aceptado yo la publicación. Yo sí lo vi publicado, no se lo que pudo pasar.
Lo siento muchísimo.
Es una complicación lo de autorizar los comentarios, pero tengo mis motivos.
Saludos y mis disculpas de nuevo.

Despotrikator dijo...

Buena suerte para el concurso de 20 minutos. Y que éste sirva sobre todo para que todos conozcamos nuevos sitios interesantes.
Un saludo
http://www.desdelaputrida.blogspot.com/

MadreYMas dijo...

Buenísimo el blog! Acabo de descubrirlo a través del concurso del 20Min y me he reído un montón, sobre todo con la entrada "Bailas?"... Ains, qué recuerdos de pobre despechada... jajajaja!
Enhorabuena. Tienes un sentido del humor genial.
Saludos.

Donativos dijo...

"Si le haces daño a mi hermana te mato". Vaya forma de hacer amigos...